Microchip y cartilla

Microchip y cartilla

La correcta identificación de un animal consiste en la inserción de un microchip y la expedición de una cartilla sanitaria; todo esto es obligatorio.

El microchip es una pequeña capsula que se coloca debajo de la piel del animal en la zona izquierda del cuello. Esta capsula lleva un código numérico que es único para cada animal y que, en el mismo momento de la inserción, se relaciona con los datos del propietario gracias a un programa informático. De esta manera, quedan registradas los datos del animal y del propietario en la base de datos del AIAC (archivo de identificación de animales de compañía).

El microchip acostumbra a implantarse a los dos o tres meses de edad, pero puede ponerse en cualquier momento de la vida del animal.